SPHINX + ESCLAVITUD + EPEBO
Sala Paraninfo, Las Palmas De Gran Canaria, 12-Octubre-2007

 
     
 

Introducción

Ya la noche anterior había sido realmente magistral, cuatro temas del “The Number Of The Beast” a cargo de los Esclavitud (los que pude ver, ya que me salí a toda prisa para el otro concierto que había ese día en la ciudad) y dos sensacionales conciertos de Sulphur Feast y The Zeronaut (Nota: Ver crónica en esta misma sección) que terminaron por dejar en mal estado el sonido de la sala Paraninfo tal como al final del día resultó, personalmente estaba temiendo la noche anterior dicho aspecto que al final del día terminaron por confirmar mis sospechas, pero al día siguiente sería otra gran noche de metal, y efectivamente eso fue lo que pasó y lo que te comento a continuación.

EPEBO

Los chicos del suroeste (Santa Lucía) de la isla realmente cumplieron a su perfección de abrir el concierto para dos bandas ya consagradas en el panorama insular y nacional.

Su puesta en escena fue muy buena, aun se les nota algo la falta de tablas pero que suplieron con gran derroche de entrega, mucho coraje y rabia sobre el escenario.

Toda la banda se puso mano a la obra y realizó una tocada muy interesante, ahí estaban los hermanos Beni y Adex impregnando su fuerza y su rabia, uno de ellos a los teclados no dejaba de mover su cuello como cual molinillo se tratara; todos ellos flanqueados por Javie al bajo, excelente su labor esa noche y por los guitarras Daniel y Luis este último acompañado a Adex en los movimientos de cuellos; todos ellos capitaneados por Gaby a la voz, el cual en la versión de Iron Maiden no se le ocurre otra cosa que salir por la zona alta de backstage, bajar las escaleras y acceder nuevamente entre el público al escenario, me pareció muy buena la idea, que puntazo, también intento hacer un solo en la guitarra de Luis con una botella de cerveza, que detalle.

En total casi una hora de buena descarga con temas de cosecha propia y con ese remate final de Iron Maiden que realmente terminó por arrancar la llama de una buena noche de metal. Gozaron de buen sonido, mientras el público se iba cercando a la sala a tomar los primeros tragos de alcohol y también a llenar las primeras filas. ¡Seguir así chiquillos... lo conseguiréis, con esa actitud y esa seriedad! Algunos de los temas que repasaron de tu repertorio fueron los potentes “A storm is coming” y “Sombra en la mente” temas que reflejo aquí por ser los que más me gustaron en esa noche, nada que objetar sobre la descarga de los chavales, solo darles ánimos para que continúen.

ESCLAVITUD

La noche anterior como he dicho sólo tuve la oportunidad de ver cuatro temas de la descarga de los tinerfeños del disco emblemático de Iron Maiden, “The Number Of The Beast” y tenía ganas de quitarme la espina; y bien que sí lo hice con ellos, conciertazo, impresionante la descarga de estos cuatro señores.

Sin dudas los que asistimos tuvimos la oportunidad de ver una banda con ya cierto nivel dentro de la escena estatal, muy profesionales sobre el escenario; de ellos sólo en mi opinión muy personal el achacarles que volvieron a rescatar cuatro temas de los ingleses (“Invaders”, “Prisioners”, "Run To The Hills" y “The Number Of The Beast”) cuando la noche anterior ya las habían tocado; aunque igual eso pasa cuando sólo tienes un magnifico trabajo en el mercado, aunque si lo miro bien hasta es bueno por que como no los ví mucho la noche anterior fue todo un placer para mi.

Ahí estaba el bueno de Adrián con su profundas cuerdas vocales dándolo todo, desgallitandose y empleándose a fondo con los temas que se iban descargando,”Sin perdón”, “Nuevo orden”, “Invaders” al mismo tiempo que animaba a la gente a corear los temas y a que entraran en el delirio, este hombre no paró ni un solo instante, el escenario se le hacía pequeño, un gran profesional; junto a él Ramón al lado derecho con su bajo y su indumentaria clásica tipo Steve Harris, también realizo su papel a la perfección; en realidad la banda no cometió ni un solo fallo, muy tenaz, constante y directa; él bueno de Ramón es sin duda pieza clave de la banda ofrece el lado más serio y directo de la banda y eso se transmitió en la descarga.

Seguían cayendo los temas “Caer”, el maravilloso “Involución”, otro cover “Prisioners” a todo ello Mauro era un flecha en la batería un gran poder, fuerza y dinamismo era lo que ofrecía, gran pegada, si estabas en las primeras filas lo podrías haber escuchado sin falta de amplis; obviamente Alexis siempre es puro espectáculo con su pose habitual de piernas abiertas y llevándose la guitarra al muslo para hacer esos sólo tan brutales.

La parte de locura fue el tema “Orgullo y libertad” que todos los presentes coreamos como posesos, fue el climax de una actuación soberbia y brillante, ayudados por el bueno de Adrián fue un tema realmente genial que sirvió para dar el cierre con “Tu frialdad” y para dar paso a los bises donde Adrián preguntó si queríamos más temas de Maiden, obviamente se realizó una encuesta que no sirvió para nada ya que tanto “Runs to the hills” como “The number of the beast” fueron brillantemente ejecutados por la banda, tras presentar a los miembros solo cabía un tema de colofón a su repertorio esa noche: “Esclavitud”.

La banda esa noche pasó a convertirse en una banda estatal dentro de la escena española, ya no es una banda local sino una banda consolidada y todo ello por meritos propios. ¡Soberbios y brutales, así se hace el metal canario!

SPHINX

Tras los cambios habituales, los gaditanos saltaron a la palestra, eso sí después de que el que redacta presentara la banda (y eso porque pues porque me unen a ellos el hecho de que mi corresponsal en Andalucía es de Cádiz y porque es muy amiga de la banda y me sentía en la obligación de darles la bienvenida); lo hicieron de una manera sublime, desde los primeros compases se metieron a al gente en el bolsillo.

Tanto Santi como Pepe no paraban de gesticular y de dar caña con sus instrumentos inclusive poniéndose al borde de escenario y mostrando los mismos al frente, también a un lado Juanma (decir que es el actual guitarrista de otra buena banda gaditana: Atalaya) comenzó a hacer de las suyas moviendo su cabeza y dejando su arte en los riffs.

El bueno de Manolo con ese gran torrente de voz simplemente se limitaba a realizar lo que mejor sabe hacer, es decir, dar esas notas altas y a emanar metal por todos lados, es un frontman muy directo, sereno pero a la para constante y con buenas maneras en el escenario.

Comenzaron la brutal descarga con “No” al que les siguieron sin prácticamente pausa alguna “Luz en la oscuridad”, “Destino” y “Recluso 943” tras el cual pararon para comentar el siguiente tema, uno totalmente inédito y que formará parte de su nuevo trabajo “Nuevo mundo”, él público estuvo muy entregado con los gaditanos, la gente no coreaba los estribillos pero sí se lo estaba pasando de muerte con ellos.

En una segunda parte de su descarga arremetieron con clásicos de la formación andaluza entre ellos “Momentos de lucidez”, “A las puertas del infierno” y “Mártires de la crueldad” al que le siguió la versión de Maiden “The Trooper” versión clásica en el repertorio de los de Cádiz, obviamente la banda cada vez estaba más en su punto y lo ofrecía todo, Juanma por un lado no dejaba de moverse al igual que Manolo, uno que estaba oculto, pero pieza fundamental de la banda era Carlos, entre timbales dió una severa lección de energía y de cómo tocar una batería; mientras Santi y Pepe seguían haciendo de las suyas en el escenario, mucho poderío, mucha entrega y mucha fiesta.

Finalizaron la descarga y su última parte con más temas clásicos de la banda y con los problemas de sonido comenzando a surgir, pero no problemas de instrumentos ó internos sino de salida exterior de la sala, al final mis preocupaciones se hicieron realidad y en los temas “La muerte sobre un papel” y “Sphinx” se iba y se venia el sonido hasta el punto que Manolo terminó por cantar a acapella y lo que he comentado anteriormente, no necesita de sonido, el sólo se basta para emitir metal por su voz.

Cierre agridulce para un concierto inolvidable y para una noche brutal en la Paraninfo, la cual no terminaría ahí, sino en los locales de marcha del sur de la isla; obviamente no me la iba a perder, prácticamente me secuestraron a mí y a mi amiga Johanka, cuando el Pepe decía “Salva, pisha subete ahí cohones”.

En el sur pues visita obligada al Turbo Pub para degustar de unas merecidas birras y luego al club Duke's donde la banda ofreció tres temas: “Momentos de lucidez” y dos versiones “I want it all” (Queen) y nuevamente “The trooper” (Iron Maiden), sin lugar a dudas el fin de semana que más versiones de Maiden se hicieron en Gran Canaria, especialmente dedicadas a dos fans llegados de la isla de Lanzarote que no pudieron asistir al concierto por ser menores de edad.

En el apartado de saludos, agradecimientos y demás menesteres pues sobre todo a esos dos chavales que se quedaron fuera; para ellos va esta crónica se la merecen por sus huevos; saludos especiales para Johanka; Heriberto (HRH Producciones) por traer buenas bandas a la isla y por su labor inconmensurable por extender el Metal en Canarias; Fuego (Eyesclot), Jorge y Lupe (Infektor), Arturo (hermano de Lupe), Pedro y Toled, Adolfo, Raúl, Lori y Ale (Darwin Tears Desings), Moisés y Raquel “Family Video Makers” y en general a todos los que me saludan pero que a veces no recuerdo, lo siento por ellos pero que se den por aludidas/os; también a Adrián, Alexis, Mauro y Ramón de Esclavitud por ser tan buenos amigos y hermanos; a la gente de Tenerife que conocí que a la hora de redactar esta crónica no me acuerdo de sus nombres (¡Salva tío apunta los nombres en una agenda... ya te vale!); también saludos especiales para Alicia (Sphinx merchandising sales) y para todos y cada uno de los Sphinx: Manolo, Pepe, Juanma (¡esos Atalaya arriba!), Santi y Carlos, se os quiere mucho, sois grandes; y para el final una persona a la cual admiro mucho y también es como un hermano: el road manager de los Sphinx ¡ese Richal eres un crack!

Noches como esas a ver sí se repiten más amenudo, esperamos que vuelvan los gaditanos por aquí, tal como dijeron, para la presentación de su nuevo trabajo.

Puntuación Epebo: 60/100

Puntuación Esclavitud: 80/100

Puntuación Sphinx: 90/100

Texto y fotos: Salva Díaz

 
     
 
Leer más crónicas