THE QUIREBOYS
Sala El Sol, Madrid, Madrid, 20-Octubre-2008

 
     
 

Una sala El Sol llena hasta la bandera, un lunes por la noche demostraba que, los Quireboys poco tienen que demostrar a estas alturas de su carrera.

El secreto de su éxito se debe a su Rock n' Roll, puro, duro, directo, sin añadidos. Y tocado con un sentimiento y una autenticidad tal que te llega directo al corazón. A pesar de que por su sangre corre la influencia de grupos como Small Faces, Guns 'N' Roses ó los Rolling Stones tienen un magnetismo y un estilo propio que los hace únicos. Los poderosos riffs de guitarras acompañados del magnetismo que estos chicos desprenden consiguen que todos los presentes no parecen de moverse ni un solo segundo, durante el tiempo que dura su actuación. El carisma y la peculiar voz de Spike son indiscutibles. Lo más increíble de todo es que normalmente cuando los cantantes suben ebrios al escenario el resultado es desastroso en cambio conforme avanzaba la noche y más beben más se les nota sus voces fuertes; así le sucedió a la voz de Spike, sonaba más rasgada, personal y rica en matices.

Iniciaron su repertorio con la ya conocida frase “We are the Quireboys, and this is rock and roll”, que constituye una auténtica declaración de intenciones. La conexión entre él publico y la banda fue total. El público se entregó desde el primer momento coreando todas una y cada una de sus canciones.

Gran parte de su set list se compuso de su exitoso debut “A Bit Of What You Fancy” canciones como “Whiping boy”, “Sweet Mary Ann” ó “There she goes again” nos demostraron porque esta formación ha ido ganando adeptos desde sus comienzos. De su nuevo disco “Homewreckers & Heartbreakers” ofrecieron desde el rock and roll puro y sucio de “I love this dirty town”, la belleza de “Mona Lisa smiled” acompañada por un delicado sonido de teclado de fondo tremendamente evocador finalizando con el desgarro en forma de balada de “Late night saturday call'. De su segundo trabajo nos regalaron los oídos con “Tramps and thieves” y ese “This is rock and roll” que nos deja muy clarito con cuales intenciones se suben cada vez a un escenario. El punto álgido del concierto se produjo cuando volvieron al ‘A bit of what you fancy' con las festivas “Hey you” y “Seve o'clock”; auténticos clásico que definen a la perfección la esencia de la banda. Fiesta, chicas, alcohol y mucho rock and roll clásico.

Para los bises se dejaron esa preciosa balada que lleva por titulo “I don't love you anymore” que desde el primer acorde consiguió ponernos los pelos como escarpias y antes de que terminásemos todos llorando como magdalenas concluyeron la noche con uno de los temazos más fiesteros de su repertorio “Sex Party” consiguiendo que brincásemos y cantásemos hasta perder el aliento.

Puntuación: 90/100

Texto y fotos: Cristina "Jazzcrispi" Jimeno

 
     
 
Leer más crónicas