MAREA + LA RENGA
Telefónica Arena, Madrid, 14-Mayo-2007

 
     
 

NOCHE DE ROCK EN ESTADO PURO

Una enorme bandera blanca con la silueta de una majestuosa águila negra se alzaba como telón de fondo para recibir a La Renga presentando su nuevo disco “ TruenoTierra”.

Cientos de compatriotas esperaban ansiosos su actuación que duraría alrededor de una hora en la que fueron alternando canciones de su nuevo disco con éxitos de los anteriores. Decir que La Renga en Suramérica son una leyenda con una larga trayectoria a sus espaldas algo que queda patente en su directo.

Desgraciadamente eran un grupo prácticamente desconocido para mi por lo que no pude disfrutar de su show en toda su plenitud (tan sólo conocía unas pocas canciones de su repertorio que llevada por la curiosidad de conocer minimamente a los teloneros de mis amados Marea pude escuchar en su myspace). He de reconocer que son grupo realmente bueno con un directo compacto y potente. La Renga es un grupo que fusiona el rock con el blues. El saxo combinado con la voz del cantante y del resto de los instrumentos le da un toque de originalidad al grupo. Letras de alto contenido político, social y humano como puede ser “El rebelde” ó “Al que he sangrado”. Algunas de sus canciones dotadas de gran carga emocional como la preciosa “Balada del diablo y la muerte”, que en lo que a mí respecta tiene ese algo que hacer que me atrape desde el primer momento y que nada más escucharla sienta el deseo de escucharla una y otra vez. Tras haberlos visto en concierto es un grupo que recomiendo totalmente a todos los amantes del Rock en español.

Por fin llegaba el momento que llevaba esperando ansiosamente durante más una semana le tocaba el turno a Marea, el concierto comenzó con la entrada triunfal de Kutxi montado en una moto escoltado por el resto del grupo. A partir de ese momento comenzó la fiesta uno tras otro fueron desgranando todos sus éxitos alternando canciones de su nuevo álbum como: “ Mierda y cuchara”, “Aceitunero” con las mejores de los anteriores como “M anuela canta saetas”, “Duerme conmigo” ó “Corazón de mimbre”.

El show se inició con los acordes de "Entre hormigones" , la canción que abre “ Las aceras están llenas de piojos” . Hubo momentos especialmente emotivos, como por ejemplo cuando cantaron “Oh ciudad de los gitanos” dedicada a todas aquellas bocas que han sido silenciadas por ejercer su derecho a la libertad de expresión al igual que le ocurrió a Lorca inspirador de esta bella canción. Acabamos cantando todos al unísono con las manos en alto y unos cuantos mecheros encendidos o cuando agradecieron a la gente que les acogió en sus casas cuando estaban empezando y les dedicaron “Duerme conmigo”.

Pasada una hora de concierto le tocó el turno a El Piñas que cantó: “En el rastro”, “Despellejo” y “Trasegando”, tras las que Kutxi recuperó de nuevo el micro para retomar varios temas del nuevo disco; quizás este fue el momento más flojo de la noche ya que debido a la reciente salida del disco él público no había asimilado las letras de todas sus canciones; d espués le tocó el turno a Fernando Madina de Reincidentes que interpretó “Como el viento de poniente”.

El ambiente estaba tan caldeado y la comunicación con el publico era tal que se produjeron hasta tres bises; ni ellos ni nosotros queríamos que esa mágica noche acabará, ellos mismos afirmaron que jamás habían tenido una fusión tal con el público, se les vio disfrutar de verdad; resulta increíble, pero por unas horas es como si todos los allí reunidos, unos completamente desconocidos nos conociésemos de toda la vida, estábamos unidos por una misma pasión el Rock en estado puro.

En momentos como estos una frase que leí una vez adquiere todo su significado “Estas son los únicos lugares abarrotados en los que no me siento sólo” debajo de un dibujo de un concierto.

Antes del tercer bis Kutxi habló de las dificultades por las que habían pasado algunos miembros del grupo que no habían impedido que allí siguieran; como bien dicen en el mundo del Rock no se trata de ver quién es el mejor sino de sobrevivir, gana el que se mantiene en pie con el paso de los años y consigue vencer los obstáculos.

También dedicó unas palabras de agradecimiento dedicadas a Reincidentes que les llevaron de gira cuando estaban empezando y no eran más que unos chavales.

Finalizaron la actuación entonando sus dos himnos por excelencia “El perro verde” y “Marea” conjuntamente con La Renga consiguiendo hacer enloquecer a todos los asistentes.

En definitiva fue un concierto redondo que seguramente a más de uno le costó estar afónico durante dos días incluyéndose quien escribe estas líneas.

Puntuación La Renga: 90/100

Puntuación Marea: 90/100

Texto y fotos: Cristina Jimeno Bayona

 
     
 
Leer más crónicas