FESTIMAD SUR 2008
La Cubierta, Leganés, Madrid, 6 y 7-Junio-2008

Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra + El Chojín + Bigg + Kumar + Vita Imana + The Rejects + Rokcinante + Nu Eve + Gizmo + Fetus In Feto + Day Of Rising
Linkin Park + Lost Prophets + The Blackout + Nunnery

 
     
 

Introducción

15.000 personas acudieron este año a la fiesta de la biodiversidad musical. Tras hacer una valoración en su conjunto debemos decir que Festimad 2008 ofreció de todo menos sorpresas. El cambio de recinto fue mal recibido por el público especialmente porque se trataba de un cambio a peor, puesto que la acústica de la Cubierta de Leganés, no es el sitio idóneo para un festival musical. Y así fue, un cúmulo de coincidencias contribuyó a que este año la afluencia de público fuera algo menor que en ediciones anteriores, como por ejemplo la actuación de Extremoduro al día siguiente, la celebración del Electric Weekend una semana antes, y la falta de consistencia de las propuestas de este año.

VIERNES 6 JUNIO

En cualquier caso el Festimad y su biodiversidad musical abrió sus puertas a las 16:00 horas del viernes para dar paso a las actuaciones de los grupos nacionales seleccionados por la organización. Siete nuevos valores de la escena nacional descubiertos a través del certamen de Festimad Sur dieron el pistoletazo de salida: Vita Imana, demostrando que aún se hace metal de calidad en esta ciudad, ó The Rejects con su punk rock con guiños a lo US Bombs, a los que no acompañó en ningún momento la terrible acústica de La Cubierta, que empezaba a afectar a cada uno de los conciertos. De Rokcinante destaco el talento de su saxofonista y de Day Of Rising su pose desmedida. Desgraciadamente a todos estos grupos no les vinieron a ver más que sus amigos y algún despistado que entró antes de tiempo para ver a El Cojín.

Y la fusión y el mestizaje llegaron de la mano de tres interesantes propuestas: Kumar desde Cuba, Bigg desde Marruecos y, desde Madrid/Guinea, El Chojín que desde el primer momento logró caldear el ambiente con sus rimas comprometidas.

Por último, el señor Emir Kusturica & The No Smoking Band, ofrecieron un gran directo. Un show enfocado a la diversión, altas dosis de payasadas y músicos excelentes. Durante las dos horas que duró su actuación, su mezcla de punk, jazz, folk y rock convirtió en un baile el interior del recinto.

Desde luego hay una relación directamente proporcional entre el número de instrumentos y la acústica del recinto. En determinados momentos sé hacia prácticamente imposible diferenciar unos instrumentos de otros. Varios temas del disco “Unza, unza time”, alguno de la ópera punk “Le temps des gitans” y los clásicos de los films “Gato negro, gato blanco” ó “Underground” justificaron la asistencia. Las mezclas de estilos, culturas, ritmos y colores de esta jornada nos demostraron una vez más que la música es un lenguaje universal capaz de traspasar fronteras.

SABADO 7 JUNIO

Al día siguiente los numetaleros Linkin Park redujeron la media de edad de los asistentes y aumentaron el aforo salvando de esta manera el festival. Nunnery y su potencial hardcore-punk, fueron bien acogidos por los jóvenes seguidores de Linkin Park que, a esas horas (y desde las 9 de la mañana haciendo cola), ya esperaban ansiosos su concierto.

The Blackout tuvieron un buen sonido y demostraron una gran energía encima de las tablas, aunque su manera de sobreactuar sobre el escenario en ocasiones resultaba excesiva.

Lost Prophets desde mi punto de vista fueron la gran decepción del festival. Sonaron de pena destrozando todos y cada uno de los temas de un buen disco como es “Start Something”.

Por último, clausuró el festival el verdadero aliciente de la jornada, los norteamericanos Linkin Park. Una Cubierta de Leganés llena hasta los topes de un público ansioso que se entregó en cuerpo y alma después de más de una hora y media de espera. Poco queda de aquel grupo metálico que me enamoró durante mi adolescencia. Ya que lo que vimos el sábado allí era una auténtica banda meramente comercial de pop rock. Mucho piano y balada sensibilona de su último trabajo, ejecutada, eso sí, con una precisión asombrosa. Y es que puedo afirmar que su directo, pese al lugar en el que nos encontrábamos, se trata de uno de los más perfectos en cuanto a acústica, dentro de este género, que se puede presenciar. Afortunadamente, clausuraron la actuación con un bis a la altura de las circunstancias, con auténticos puñetazos como son “A place for my heead”, “Faint” y “One step closer” en las que Chester y Shinoda lo dieron todo sobre el escenario haciendo enloquecer a los asistentes. Con su actuación se ponía punto y final a nueva edición de Festimad.

Puntuación: 65/100

Texto y fotos: Cristina “Jazzcrispi” Jimeno

 
     
 
Leer más crónicas