CRIPTA + INNTRANCE
Sala Copérnico, Madrid, 19-Mayo-2007

 
     
 

De los teloneros Inntrance solo pude ver tres canciones pero me bastó para ver que son un grupo a tener en cuenta (como me odié por no haber llegado a tiempo de ver todo el concierto) Su directo es atronador, metal potente con letras en inglés, afilados riffs de guitarras acompañados de una voz llena de fuerza y personalidad.

Momento estelar cuando subió al escenario el cantante de Infernoise a marcarse un dúo con el de Inntrance, la conjunción de las dos voces con los instrumentos fue alucinante demoledora, taladrando nuestros tímpanos y nuestro cerebro y haciéndonos enloquecer sin poder parar de agitar nuestras cabezas al unísono de aquella brutal descarga.

Para ser un grupo que sólo tiene grabada una demo “Religión” el resultado no puede ser más esperanzador. Un nuevo grupo se abre camino dentro del metal patrio.

Cripta prometieron que darían la hora y media más intensa de concierto que jamás habían dado. Era la primera vez que los veía en concierto por lo que no puedo decir si fue la más, pero desde luego fue impresionante. Su puesta en escena es inmejorable, presentan un directo lleno de rabia y fuerza y consiguen transmitir la energía que muestran en el escenario a todos los asistentes.

Con las luces apagadas y la Intro de fondo de su tercer disco fueron entrando uno a uno todos los miembros del grupo; a partir de ese momento se desató la locura, no hubo ni un solo momento de sosiego, la intensidad no decayó ni un solo momento; la comunicación con el publico era perfecta, que no paró de saltar, elevar los brazos y corear sus canciones.

Comenzaron con la primera canción de su tercer disco “Hoy sé la verdad sobre ti”, tras esta, fueron alternando alguna que otra canción de discos antiguos con las del nuevo que tocaron en su integridad; atronadoras guitarras dan comienzo a “192 razones” en las que hablan con rabia del 11 M,

que dieron paso al rock and roll en estado puro de “Cuidado”, impresionantes los ritmos y voces de “En movimiento”, con la que sentí precisamente eso, la imperiosa necesidad de moverme y no parar; emocionante la canción de “Violencia contra violencia “dedicada a los malos tratos en los que se acompañaron de una performance en la que Marina cubierta con una sabana negra trata desasirse de ella simbolizando las ataduras de la mujer maltratada que el amor la ciega y es incapaz de liberarse y al final acaba quitándose la sabana por completo al final de la canción cuando la mujer decide liberarse aunque sea quitándole la vida al maltratador.

Resaltar la versión que hicieron de la canción “El Inmigrante” de los Celtas Cortos dotándola de personalidad propia fusionando rock con ritmos étnicos que hicieron bailar a todos los allí presentes y convirtieron la sala en una autentica fiesta; al escuchar “Asesinos” en ciertas partes me vinieron a la mente Habeas Corpus.

El concierto finalizó con la cañera “Necesito estar en pie” y con la canción que cierra el disco “Si no es por ti” que es un homenaje a todos sus fans y a todas aquellas personas que no vemos subidas al escenario pero que posibilitan sus conciertos tanto equipo técnico como aquellos grupos que escucharon durante su juventud y les han influenciado de algún modo; lástima que en esta ocasión no pudieron estar presentes Fortu (Obús), Oscar Sancho (Lujuria) que colaboran a las voces ni Jorge Salan que realiza un solo de guitarra alucinante en la misma; estas dos canciones constituyeron el broche perfecto para un concierto que tanto el público como los dos grupos tardaremos en olvidar.

Puntuación Cripta: 90/100

Texo y fotos: Cristina Jimeno

 
     
 
Leer más crónicas