THE CARVIN JONES BAND
Teatro Felo Monzón, Las Palmas De Gran Canaria, 02-Diciembre-2006
 
     
 

Realmente pocos días uno se levanta de la cama para presenciar un espectáculo tan brillante como el ofrecido por la banda americana, mas concretamente son de Phoenix allá en Arizona.


Impresionante, brillante, magnifico son los adjetivos del mega concierto que ofreció Mr. Carvin Jones y su banda, todo un póquer de ases; que comienza con Bill Troxell al bajo que desempeñó su labor sin ningún tipo de fisura he incluso en los bises nos regaló un “Smoke On The Water” de su propia voz y de bella factura, con Carvin ya totalmente desmelenado y entregado al publico; sus solos de bajos: cortos pero efectivos para que más, si con su sola presencia demuestra que domina el mástil de las cuatro cuerdas, el cover fue de auténtico el delirio!


Importante la labor de su batería, italiano por cierto, que incluso de la potencia acabo con uno de los platos de la misma lo que da idea de la caña que le imprimió al instrumento, rápidamente solventado por los técnicos de sonido contratados por Salan Producciones.


Para echarle de comer a parte: Carvin Jones, te puede gustar o no su música, pero lo que está claro es que es un profesional de la guitarra como la copa de un pino; su entrega fue magistral, desde los primeros temas y acordes demostró una vitalidad y una energía realmente geniales, sus temas clásicos “Boom Boom”, “Slow Blues” “Chicago” hicieron del Felo Monzón una fiesta sin precedentes con el Carvin descargando su magia guitarrera por los pasillos del Teatro con su Fender en mano y haciendo solos inverosímiles, pateándose todo el escenario, bajando del mismo, tocando con su guitarra a la espalada, entre las piernas, con una sola mano en fin, todo un deleite para los amantes del virtuosismo; nos obsequió con un sólo con dos guitarras que fue ya como un orgasmo de los que hacen época; algo realmente magistral, sublime y estratosférico.
Todo ese alarde de maestría de saber estar comenzó cuando se marcó un Johnny Be Good realmente asesino con un solo de infarto, para seguir ya sin pausa hasta el final de todo el set.

 


Los adjetivos para este señor simplemente se salen de lo común, y podríamos estar llenando paginas y paginas con los calificativos para su actuación.
Para aquellos que no asistieron a este enorme y magistral concierto decir que el propio Carvin Jones anunció que muy pronto volvería a tierras canarias, así que no podéis desaprovechar otra oportunidad para ver este mago de las seis cuerdas; soy seré uno de los fijos en su próxima venida.


Decir que el concierto termino con el Carvin haciendo de torero improvisado con una camiseta roja, el toro era su guitarra, y si hacemos mención a dicha barbarie animal, podemos darle las orejas, el rabo y todo lo que queramos al bueno de Jones.


A groso modo eso fue lo ocurrido después de que un servidor presentara el evento; la cosa de presentarlo se le ocurrió a la organización del ‘sarao’: Salan Producciones, que una vez mas ha acertado con traer grupos de extremada calidad a nuestra isla; no me lo creía cuando el bueno de Juan Salan fue a por mí, en ese momento estaba departiendo una cervecita con mi amiga Pino, Arturo y Luiso; parte de “Los Hermanos Dalton” como ya comienzan a conocerse en el mundillo de los conciertos, el otro miembro familiar Ale “Drawing Tears” aparecería junto con otra buena amiga, Lori, en el concierto de Naughty Zombies (ver crónica en esta misma sección), esta vez no hubo que solicitar de los servicios de Lobatón.


En el apartado de saludos para Fran de Salan Producciones, que en la crónica de Killer Barbies (crónica en esta misma sección), lo llamé Pedro, rectificar es de sabios... bueno yo no lo soy pero al menos intento informar lo mejor posible de lo que acontece en las grandes celebraciones de Rock y Metal de esta isla como fue el espectacular concierto de The Carvin Jones, habrá que repetir..., saludos especiales para Auxi Pérez y Lidia “Hardrockers Girls” como ya comienzan a conocerse en todos los saraos que monta Salan Producciones.

Puntuación: 85/100
Texto: Salva Díaz
Fotos: Salva Díaz y Auxi Pérez

 
     
 
Leer más crónicas