BAITU ROCK 2008
Villarcayo, Burgos, 25 y 26-Julio-2008

 
     
 

Introducción

En medio de la saturación festivalera en la que nos encontramos, en la que unos macro-festivales se pisan a los otros, en la que se engordan los cachés de una forma espectacular a causa de una competitividad irracional entre unos y otros y en la que prácticamente sólo se apuesta por los grupos de siempre o nuevas propuestas modernas que sólo un atajo de meapilas se cree, propuestas como el Baitu Rock es como vaso de agua fría, en este caso ‘calimocho', en mitad del desierto.

Si por algo destaca este festival afincado en el pequeño municipio de Burgos llamado Villarcayo, provincia que nada tiene que envidiar a Madrid ó Barcelona en cuanto a festivales en la actualidad, es por la honestidad de la organización, preocupada por la difusión de la buena música en directo más que por crecer y poder inflarse los bolsillos de billetes. Y los grupos que acuden a él lo saben y muchos de ellos rebajan sus cachés habituales para adaptarse a la política del festival. Como debe de ser y a quien no le gusta que no venga.

Además, hay varias cosas que hacen que el festival sea especial. Buena zona de acampada, aunque hizo un frío que hizo que se nos helaran hasta los pendientes reales, pero bueno, es Burgos, eso ya lo sabía, y el hecho de que se pueda introducir alcohol dentro del recinto. No obstante los precios eran más que populares, así que pudimos emborracharnos alegremente con el producto del Baitu.

Viernes 25

Y en cuanto a los grupos, que es lo que verdaderamente nos interesa, del viernes destacaré a Zinc, principalmente. Los madrileños demostraron que son lo mejor que tenemos en la capital y sin duda alguna fueron una tremenda sorpresa para la mayoría de los asistentes. Calidad y rabia a partes iguales. Así mismo, Nunnery estuvieron enormes, mucho mejor que la última vez que les vimos, en La Cubierta durante el FestiMad, aunque es lógico, porque sonaron infinitamente mejor. Poco a poco han ido abandonando el toque BoySetsFire que les hacía parecer una versión patria de los norteamericanos para adoptar un sonido propio brutal. El resto del día estuvo salpicado por los directos de Skontra, El Trono De Judas y Zutik, que gustaron únicamente a aquellos a los que les gusta Kortatu, por aquello de que su repertorio estaba basado íntegramente en versiones del grupo vasco.

Sábado 26

Al día siguiente, con una resaca de campeonato, disfrutamos más todavía ya que la tarde y la noche estuvieron plagadas de conciertos tremendamente divertidos. Por orden de preferencia comenzaré citando a los grandísimos The Real McKenzies, que vienen a ser unos Dropkick Murphys en versión modesta aunque mucho más folclóricos todavía. Agradezco personalmente a la organización que apostara por un grupo internacional de tanta calidad, a pesar de que a la mayoría de los asistentes no les despertara mucho interés ya que apenas cantaron una canción los allí presentes. En cualquier caso, tocaron sus temas más clásicos además de muchas canciones de su último trabajo dando un concierto redondo.

Por lo demás, Habeas Corpus se salieron, dejando bien claro que están en lo más alto del panorama nacional y escupiendo temas potentísimos, a veces más hardcore, a veces más metálicos, pero siempre teñidos de una fuerte connotación política.

Lendakaris Muertos dieron un concierto más divertido que musicalmente acertado, a diferencia de 6eiskafes, que desplegaron un ska de calidad y tremendamente fiestero.

Genial directo de Escuela De Odio, estandarte hardcore de Asturias por excelencia y tremendamente agresivo, tanto en su mensaje lírico como en su rabia musical desplegada. La colaboración de M.A.R.S, cantante de Habeas Corpus fue simplemente genial. Así mismo, un aplauso para Subterranean Kids, que hicieron lo de siempre, su hardcore-punk sucio de la vieja escuela, símbolos del hardcore catalán por excelencia, últimamente tocan en todos los saraos así que si aún no los has visto es porque tienes que desconectar la ‘play'.

Y por si todo esto no hubiera sido poco, decir que también pudimos ver sobre las tablas a los míticos Dixebra, que demostraron que aún están en forma, y a bandas como Disidencia, Insershow, Fuckop Family, Macarrada y los valencianos Obrint Pas, que allí son grandes y fuera de ‘la terra' no tanto, pero que aún así encajaron en el cartel como todos los demás. En cualquier caso, nos fuimos de allí con un sabor de boca estupendo, pese a los excesos nocturnos, y sin duda alguna y nuestro destino lo desea volveremos el año que viene. Vaya que si volveremos.

Puntuación Skontra: 60/100

Puntuación El Trono De Judas: 60/100

Puntuación Nunnery: 80/100

Puntuación Zinc: 90/100

Puntuación Zutik: 70/100

Puntuación Habeas Corpus: 90/100

Puntuación Fuckop Family: 70/100

Puntuación Disidencia: 70/100

Puntuación Subterranean Kids: 70/100

Puntuación Macarrada: 60/100

Puntuación Escuela De Odio: 80/100

Puntuación Lendakaris Muertos: 70/100

Puntuación 6eiskafes: 80/100

Puntuación Dixebra: 70/100

Puntuación Obrint Pas: 60/100

Puntuación The Real Mckenzies: 90/100

Puntuación Insershow: 60/100

Texto y fotos: Javier Jimeno Bayona

 
     
 
Leer más crónicas