AVALANCH
Sala Q, Sevilla, Sevilla, 26-Abril-2008

 
     
 

Con gran expectación se esperaba la llegada de los asturianos Avalanch por estas tierras, y más después de la gran acogida que ha tenido su último disco “Muerte y Vida”.

Con algo más de media hora de retraso y con una buena entrada en la sala, comenzaba a sonar “Ángel de la muerte” un gran tema para empezar con sus ritmos trepidantes que recuerda la época anterior de Avalanch. “Otra vida” y la preciosa “Hoy te he vuelto a recordar” fueron las siguientes en sonar, también de su ultimo trabajo.

“Delirios de grandeza” fue el primer tema en sonar de los “clásicos” con la mejor respuesta del público en lo que llevábamos de concierto.

Ramón adapta perfectamente los temas a su registro y todo suena compacto y en su sitio. Alberto llevándose a la gente de calle a pesar de no ser el más animado del mundo sobre las tablas.

Seguían cayendo temas de un disco y otro “Niño”, “Papel roto”, la nueva “Aprendiendo a perder” pero la gente estallaba con los temas más clásicos, y no es algo que yo diga, allí los pudieron ver todos. El punto negativo fue que dejaron de tocar temas insignia que han hecho que Avalanch esté donde esté, temas como “En ángel caído”, “Cambaral”, “Vientos del sur” se echaron mucho en falta.

Aun así disfrutábamos con los temas que caían “Alas de cristal”, “La cara oculta de la luna” y un curioso solo de teclado unido a “anta Bárbara”. La banda, eso sí, se mostraba compacta, Fran como siempre al bajo era el que más se movía y jugaba con el público.

“Quien soy” de su ultimo álbum, fue uno de esos temas que hubiera remplazado por los anteriormente mencionados, al contrario que “Pies de barro” y “Caminar sobre el agua” de los que mejor respuesta tienen de los nuevos temas.

Llegó el breve descanso para la banda, pero aun quedaba mucha noche.

La balada elegida para volver al escenario fue “Alborada” con toda la sala cantando a coro con Ramón. Dos temazos nos llegaban a continuación, dos temas que hubieran quedado mejor al final del concierto, otro pequeño punto negro, y es que “Xana” y “Torquemada” supusieron el punto álgido de la noche y hubiera sido perfecto para cerrar. Increíblemente cuatro temas mas quedaban, el mejor de la traca final “La prisión de marfil” sin duda, ya que “Lagrimas negras” siendo un gran tema, no lo veo el mas adecuado para cerrar un concierto de Avalanch (¿porqué no “El ángel caído”?)

En definitiva, gran concierto, grandes músicos y grandes temas, pero la ausencia de algunos temas así como la colocación de otros en el set list deslucieron un poco la noche, a pesar de esto siguen siendo grandes sobre un escenario.

Puntuación Avalanch: 75/100

Texto y fotos: Álvaro Montalvo

 
     
 
Leer más crónicas