ANTIGUA + PEATON CRUSOE
Sala Rock On, Alcalá De Henares, Madrid, 15-Marzo-2008

 
     
 

Introducción

La noche del 15 de marzo Alcalá de Henares fue poseída por el espíritu del rock en estado puro. Recientemente mantuve una charla con un colega sobre como el arte independientemente de su contenido es algo subjetivo y como tal transmisor de emociones y sentimientos. La música es pura arte y como tal, además de la técnica es necesario que sea capaz de conseguir que en el momento en que la estas escuchando te produzcan algún tipo de sensación. Para mi los mejores conciertos son aquellos en los que el grupo consigue que me sienta completamente unida ellos mientras dura su actuación. Que remueven mis entrañas por dentro y que consiguen que me pase una semana entera deseando escuchar su música una y otra vez.

Peatón Crusoe y Antigua son de esa clase de grupos. Ambos tienen una conexión especial entre todos sus miembros. Sus actuaciones fueron un despliegue de energía, buen rollo y calidad. Esa complicidad y buen rollo contagiaron a los asistentes, de tal forma, que fuimos incapaces de parar y de cantar ni un solo instante.

Destacar su originalidad y la capacidad de sorprender al personal en cada una de sus actuaciones pues cada concierto es distinto. En esta ocasión los vocalistas de ambos grupos interpretaron una canción del primer disco de Punto de Mira “Tu sangre me sienta bien”, fue algo tan espontáneo y decidido por azar que tuvieron que salir con papel y todo porque aun no habían tenido tiempo de aprenderse la letra entera, aun así quedó bastante bien.

PEATON CRUSOE

Demostraron que lo suyo es el rock elaborado con gusto y maravillosamente interpretado. Iniciaron su actuación con “Furia”, una canción llena de fuerza en la que predominan el bajo y los solos de guitarra interpretados con gran originalidad. Si a esto unimos lo increíblemente bien que quedan los coros en el estribillo, el resultado no puede ser más acertado.

A continuación le tocó el turno a “Cierra el grifo“ canción que desde que suena la primera nota consigue que tus pies comiencen a moverse inconscientemente.

Nos demostraron que la música es un lenguaje universal, que no entiende de etiquetas y que pueden fusionarse entre sí estilos tan dispares como el rock y la opera con su peculiar versión de Fígaro donde su vocalista Jotai hizo gala de su increíble voz dejando a todos los presentes atónitos con los vibratos que se marcó al final.

Tanto ellos como Antigua dejaron muy claro con sus particulares y bien conseguidas versiones, que Asfalto es y será, un grupo de referencia para todos los rockeros, sin que ello quite que los grupos adopten un estilo personal.

El final de su actuación fue apoteósico con dos composiciones propias “Iguana”, y “Rebaño” y La versión de “Resistiré“ de Barón Rojo. Para dar paso a Antigua hicieron un original intento de interpretar una canción conjuntamente entre los dos grupos: Lástima que en el pequeño caos que se formó en el escenario con la ida y venida de unos y otros, no se les escuchase demasiado bien.

ANTIGUA

Regalaron a nuestros sentidos con puro rock and roll tanto con su música como su actitud. Comenzaron su actuación con “No puedo más”, a mi parecer hubo varios momentos clave en su actuación:

En primer lugar cuando se marcaron una versión de “Toca madera” y el set en acústico, en las que el torrente de voz dotado de suave sensualidad de Irene unida al carisma y al magnetismo que genera tanto la voz como la manera de moverse sobre el escenario del vocalista Juan Olmos da como resultado que al personal se nos pongan los pelos de punta.

Los otros dos momentos a destacar dentro de su actuación fue cuando interpretaron mis dos canciones favoritas del grupo “Por una vez” y “Mala suerte”.

En “Por una vez” Javí Martín (apodado entre los miembros del grupo como la maquina) introduce la canción con un solo de batería acojonante.

En “Mala suerte” los instrumentos hablan por sí solos: el bajo de la mano de Arturo, las guitarras de José y Nacho y la batería de Javi se fusionan de tal manera con el sentimiento de rabia que siente el protagonista de la canción, que la melodía penetra hasta lo más hondo de tu alma, si a esto unimos que el estribillo es tremendamente pegadizo gracias a la letra y la originalidad que imprimen Juan, Irene y José a los coros el resultado es que tu cerebro no para de repetir la canción una y otra vez.

A pesar de que el concierto empezó con una hora de retraso decir que mereció la pena esperar porque tanto el ambiente como las actuaciones de los dos grupos fueron realmente buenos.

Puntuación Peaton Crusoe: 85/100

Puntuación Antigua: 85/100

Texto y fotos: Cristina “Jazzcrispi” Jimeno

 
     
 
Leer más crónicas