ANKOR + DARKKAM + ATALAYA
Sala Silikona, Madrid, Madrid, 04-Octubre-2008

 
     
 

Introducción

La noche no prometía mucho… concierto, alcohol y poco más. La llegada al local fue algo liosa, una de las muchas peculiaridades de Madrid, que si no tienes GPS, te pierdes; contraindicaciones de no ser autóctona.

Nada más llegar a la Sala Silikona, me encontré en la puerta a los componentes de Atalaya, bromeando sobre si todos llevaban el DNI, no fuere a ser que no les dejaran entrar en la puerta, lo cual, según comentó uno de los guitarristas, no sería la primera vez que le pasara eso. Me sorprendió un cartel situado en la puerta que, aunque con otras palabras, parecía decir “sonríe, te estamos grabando”, y así era, había una cámara enfocada hacia el escenario.

Mientras me pedía la primera cerveza de la noche, pude ver a los mismos que hacía un momento me había encontrado en la puerta, montando los instrumentos… y a punto de quedarse sin coche gracias a la grúa. Me llamó la atención la lona que colgaba de la pared a modo de estandarte, pero no era de Atalaya, que eran los primeros en salir, sino de Darkkam, basada en la portada de su primer y único disco de momento, “Raíces De La Noche”.

ATALAYA

A las nueve de la noche comenzó el primero de los tres conciertos, José avisó que tenía la voz jodida, pero apenas se notó, aunque igual también tiene que ver estuvieran los instrumentos más altos que su micro.

Duró aproximadamente unos cuarenta minutos, y fue casi al final cuando la sala comenzó a verse más cubierta, aunque también hay que entender que era una hora un poco desacertada, porque te obligaba a cenar a la hora de la merienda ó casi de madrugada, por lo que es lógico q la gente llegara a la sala más tarde.

DARKKAM

Al finalizar el concierto, hubo un trajín de gente e instrumentos, Atalaya, daba paso a Darkkam. Dini comenzaba, entre bromas pidiendo al público que se acercase más al escenario, para que pareciera en la tele del fondo que la sala estaba llena. Comenzaron con unos temas de cosecha propia, agradeciendo a los asistentes que se supieran las letras, aunque uno de los momentos donde se pudo oír a todo el público berreando fue cuando tocaron el tema “Xana”, de Avalanch, ya que la gente se unió al grito de “Junto a la fuente en la que un día juré que jamás querría tanto a una mujer”.

Hay que decir que su puesta en escena fue muy buena, tanto por la expresividad de sus gestos como por la interacción con el público, lo cual hacía que resultase muy estimulante la actuación. Presentaron el tema “Tu reflejo está en el mar” con la aparición de Laura a los teclados, explicando que era su segundo concierto con ellos, en lo cual no era la única, ya que los gaditanos habían estrenado guitarrista el día anterior en León.

Los leoneses concluyeron con su peculiar versión del tema “I want it all” de Queen, y pasaron a formar parte del público, mimetizándose entre los asistentes.

ANKOR

Con el cambio de grupo, también pudimos ver el cambio de cartel, sustituyendo al anterior el de Ankor. Fue curioso ver el gran número de seguidores que vinieron expresamente a ver a los catalanes, a los cuales se les podía reconocer por sus camisetas serigrafiadas.

Rosa comenzó el concierto disculpándose por no comenzar el espectáculo con la instrumental a piano con la que suelen comenzar los conciertos, pero, confesó, andaban un poco justos de tiempo, por lo que dio paso al tema “Ella”. Entre el repertorio de canciones, caben destacar “Desengaño”, “No más dolor”, “La tormenta“ y “Frío adiós”, aunque haciendo memoria a sus inicios, introdujeron la versión de Warcry “Hoy gano yo”.

Cabe destacar la imagen de toda la banda disfrutando con la actuación y la complicidad que había encima del escenario.

Alrededor de la media noche concluyó el show, aunque para ninguno de los presentes significó el final de la noche, ya que tras las típicas fotos de grupo para el recuerdo y las fans, acompañadas por alguna que otra copa, pudimos proseguir la fiesta en La Urbe Del Kas, donde espectadores y músicos pudimos compartir risas y chupitos.

Puntuación Atalaya: 70/100

Puntuación Darkkam: 80/100

Puntuación Ankor: 75/100

Texto y fotos: Mar “Rosanera” Reyes

 
     
 
Leer más crónicas