ANAL THUNDER + FIFTY FIFTY + FROZEN MINDS
Sala Lulabie, Madrid, 29-Septiembre-2007

 
     
 

Introducción

Como no podía ser de otra manera una servidora celebró su cumpleaños brincando como una loca en un concierto, por lo que el día 29 de septiembre me desplacé hasta la sala Lulabie para asistir al concierto de punk rock mas divertido y surrealista que he presenciado en mi vida. Por fin iba a comprobar con mis propios ojos si todo lo que se decía sobre los Anal Thunder era cierto.

FROZEN MINDS

Se definen ellos mismos como hardcore melódico técnico A pesar de no tener las condiciones más favorables debido a que eran los primeros en tocar y la escasez de publico le pusieron muchas ganas.

Se nota que son una formación joven pues aun le falta dotar a su sonido de personalidad para diferenciarse de la hornada de jóvenes bandas de estilo similar que están surgiendo tanto en el panorama nacional como internacional.

Decir a su favor que a la hora de escoger una canción para versionear en lugar de irse por el camino fácil y elegir las que todos los grupos conocen, escogieron una de un grupo japonés titulada Waterweed que me sorprendió gratamente porque además sonó bastante bien.

FIFTY FIFTY

Hardcore melódico al más puro estilo de los primeros Millencolin ejecutado de manera impecable. Suenaron perfectamente compenetrados. Se nota que tienen tablas sobre el escenario resultando convincentes a la hora de defender su propuesta.

Destacar las versiones que hicieron de Satanic Surfers, The Treaty And The Bridge, Rancid, Maxwell Morder e Intensity -un mundo mejor con las que se metieron al público en el bolsillo

Aconsejo a todos los fans de Millencolin y Much The Same que no les pierdan de vista pues con el tiempo darán mucho que hablar, por lo menos en el panorama nacional.

ANAL THUNDER

Dicen de ellos que es el grupo más perturbado, alcohólico, exhibicionista y degenerado de todo el continente europeo.

Además de ser unos músicos excelentes la que lían en un momento es impresionante. No me había reído tanto en mi vida.

Los títulos de sus canciones ya nos ponen en preaviso de lo que nos vamos a encontrar. Canciones como “Drink myself to death”, “Happy people must die” “Play station generation” ó “Erection” constituyen toda una declaración de intenciones.

A la segunda canción el guitarrista se metió en el baño y salió a tocar como su madre lo trajo al mundo, completamente desnudo; el individuo en cuestión no paró de montarla encaramándose a los sitios más inverosímiles, rebozándose en el suelo, etc.

En determinado momento, se aproximó peligrosamente a la que escribe estas líneas llegando casi a frotarse contra mí mientras estaba haciendo fotos de la surrealista puesta en escena que el grupo despliega en el escenario.

Llegado a un punto de la actuación un espontáneo puso su chaqueta sobre el cuerpo del extravagante guitarrista, que como no paró de moverse ni un solo segundo cual lagartija, acabó tirando al suelo.

Por si fuera poco a los chicos de We Are se les ocurrió repartir confetti entre los asistentes para que lanzásemos en medio de aquella especie de “circo musical” que se había montado.

A pesar de lo mucho que se les va la pinza, decir que su propuesta musical es increíble. El cantante es un frontman excelente.

Suenan de muerte y consiguen contagiar su energía a todos los asistentes a pesar de no llegar a una treintena se formó una verdadera fiesta, una decena de nosotros estuvimos bailando y pogueando durante toda su actuación.

El concierto se hizo tremendamente corto debido a que tocaron poco más de media hora y a lo bien que lo estábamos pasando.

Concluiré diciendo que todos los presentes salimos del concierto con un brillo en los ojos y una enorme sonrisa, deseando que vuelvan lo antes posible a España.

Puntuación Frozen Minds: 70/100

Puntuación Fifty Fifty: 80/100

Puntuación Anal Thunder: 90/100

Texto y fotos: Cristina “Jazzcrispi” Jimeno

 
     
 
Leer más crónicas